Últimas Publicaciones

EMDR ¿Qué es EMDR?


emdr Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares La terapia EMDR está avalada por la Organización Mundial de la Salud y las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma.

EMDR es un abordaje centrado en el paciente que permite que el terapeuta estimule los mecanismos de curación inherentes al propio sujeto. Pone en marcha un sistema de procesamiento de información del cerebro. El modelo EMDR toma en cuenta los componentes fisiológicos de las dificultades emocionales. El método de EMDR enfoca directamente estas sensaciones físicas además de las creencias negativas y estados emocionales de los síntomas que perturban al paciente.

EMDR + INFORMACIÓN >>

Tratamiento para dejar de fumar con Hipnosis


dejar de fumarFumar cigarrillos es la primera causa de muerte evitable en nuestro país. Por ello, es absolutamente importante abandonar este hábito.

El tabaco contiene nicotina, substancia psicoactiva, altamente adictiva y tóxica. Otro componente importante en la combustión del tabaco es el alquitrán; se han aislado químicamente más de 4.000 componentes, muchos de ellos son cancerígenos y otros cocancerígenos (potencian la posibilidad de padecer cáncer). Cada 10 segundos una persona muere en el mundo por el consumo del tabaco.

Fumar cigarrillos es responsable de un gran número de cánceres, especialmente el de pulmón. En la cardiopatía también se observa gran relación con el consumo de tabaco.

A pesar de que existen muchas creencias erróneas sobre fumar y dejar de fumar. Deberíamos reflexionar sobre los intereses de la industria tabaquera en esta confusión informativa.
Muchos fumadores han intentado dejar de fumar, algunos lo han conseguido definitivamente, otros por un período de tiempo, otros no lo han conseguido.

Existen programas que han demostrado evidencia científica para dejar de fumar. La hipnosis clínica, como tratamiento aislado, no ha demostrado su eficacia en la deshabituación del tabaco, sin embargo, constituye una técnica potente y eficaz para emplearla en combinación a un tratamiento de orientación cognitivo conductual.

Las razones para dejar de fumar son varias, la primera está relacionada con la salud, en la actualidad la medida más importante para reducir la mortalidad por cáncer o por enfermedades cardiovasculares es dejar de fumar.

La segunda razón es económica, el precio del tabaco va aumentando.

La tercera razón es el aspecto físico y estético, los fumadores habitualmente huelen peor que los no fumadores, el fumador puede no ser consciente ya que podría perder sensibilidad en el gusto y olfato, el aliento, etc.

La cuarta razón tiene que ver con que dejando de fumar no se pierde un placer, se deja una adicción.

La última razón es que se fuma por la dependencia fisiológica a la nicotina y por la dependencia conductual, por la repetición reforzada en diferentes situaciones a lo largo del tiempo.

Dejar de fumar cigarrillos es dejar de depender de una substancia, acabar con una dependencia fisiológica, dejando de ser esclavo de una substancia cancerígena.

El Dr. Elisardo Becoña, Catedrático de Psicología Clínica, a travs, permitirá al lector interesado ampliar esta imprescindible información.

Curso de Mindfulness en Palma de Mallorca


mindfulness palma mallorca

Solicite información sobre el 5º Programa de Mindfulness.
Comienzo Martes 18 de Marzo, se llevará a cabo cada Martes de las 18.00 a 20.30 hrs,
durante 8 semanas. Finalización Martes 6 de Mayo.

Teléfono 971 724 717
mkgabinete@maptel.es

Los contenidos, por sesión, serán los siguientes

1. ¿Qué es Mindfulness?
2. Percepciones y realidad.
3. Las emociones.
4. Reacción al estrés.
5. Respuesta al estrés.
6. Comunicación / Alimentación.
7. Gestión del tiempo y alimentación
8. Integración final y conclusiones

El precio del programa completo es de 200 euros, que deberá abonarse antes del curso. Incluye libro de referencia, audios para la práctica y articulos y apuntes realcionados con cada sesión.

Impartido por:
Juan Antonio Morillas Kieffer
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica. B-956
Máster en Terapia de Conducta. Instructor MBSR.
Miembro de la SEAS (Sociedad para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés)

Hipnosis Clinica


Psicología Cognitivo Conductual - Hipnosis

La hipnosis Clínica ha demostrado su evidencia empírica tras la investigación. No resulta extraño que médicos y psicólogos muestren cierto escepticismo al respecto, pensando que forma parte de un área acientífica relacionada con la charlatanería y a la espectacularidad y al mundo esotérico. Sin embargo los trabajos de Kirsch y colaboradores han demostrado que la hipnosis cuando se utiliza junto a tratamientos cognitivos-conductuales mejora notablemente sus resultados, mejorando su eficacia. Nos hayamos frente al desconocimiento de la eficacia en la aplicación de la hipnosis como del conocimiento exhaustivo de ésta. Hay una serie de mitos.

Véanse los trabajos de Capafons&Amigó, que nos hablan de 7 mitos sobre la hipnosis. Desde el Esoterismo a Hipnosis Clínica que forma parte de la Psicología Científica.

Mito 1. La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Autores de notable relevancia en la historia de la psicología científica  tales como Wundt, James, Palov, Hull y Eysenck investigaron sobre la hiponosis. De manera que queda absolutamente claro que las personas que practican la hipnosis clínica nos son charlatanes, curanderos o personas relacionadas con el espectáculo circense. Hay sociedades como The Society for Clinical and Experimental Hypnosis www.sceh.us o American Society of Clinical Hypnosis www.asch.net que lo vienen demostrando día a día.

Mito 2. La hipnosis dejaría a la persona enganchada en un trance y no podría salir de éste. La evidencia científica demuestra que la persona no queda enganchada en ningún estado alterado de la conciencia, precisamente porque se ha demostrado que la hipnosis no somete a la persona a un estado alterado de la conciencia. Sí es cierto que hay personas con mayor sugestionabilidad que otras. La persona siempre decide cuándo decide salir de la situación hipnótica.

Mito 3. La persona puede agravar psicopatologías “latentes” y la hipnosis puede desarrollar alteraciones psíquicas en personas sanas. No existe evidencia científica que la hipnosis pueda generar alteraciones psicológicas, pero sí efectos no deseados, como los encontrados en otros tipos de intervención, fundamentalmente relacionados con la creencias erróneas que se tienen sobre la hipnosis. Esta idea de que la hipnosis pueda agravar o generar alteraciones psicológicas viene de la escuela de la Salpêtrière de Paris, Charcot & Janet enfatizaron el carácter psicopatológico de la hipnosis, según ellos sólo la personas débiles ideativa y neuronalmente eran susceptibles de hipnosis. La escuela de Nancy con Bernheim mostraron su oposición a estas ideas, las ideas de este último  autor tienen aceptación hoy en día.

Mito 4. La hipnosis provoca un “estado” similar al sueño. Sueño e hipnosis no tienen nada que ver. Sólo en algunas ocasiones las personas que están siendo hipnotizadas, a través de algún método hipnótico por relajación pueden quedarse dormidas, es muy habitual en personas insomnes. Hipnosis viene de “Hipnos” sueño en griego. ¿Qué relación existe entonces? Cuando surge la hipnosis, a través de diferentes culturas, asiria, japonesa, griega, hebrea y cristiana, la meditación y la concentración eran muy valoradas, de aquí viene la confusión entre hipnosis tradicional y la meditación. La experiencia hipnótica no es similar al sueño, variando entre personas, en función de lo que la persona espera de la hipnosis y que el hipnoterapeuta sugiera a lo largo de la sesión de hipnosis. Tienen especial importancia las instrucciones que se den, éstas podrían ser de somnolencia o de activación y de las expectativas de la persona a hipnotizar.

Mito 5. La hipnosis anula el control voluntario de la persona. Este es uno de los mitos que más ha perjudicado a la hipnosis en su aplicación científica.  La opinión pública se ha visto reforzada por el “poder” que alcanza el hipnotizador, a través de la literatura, el cine o la criminalística. La investigación teórica demuestra rigurosamente que la persona hipnotizada es receptiva y activa en la determinación de las respuestas que se emiten tras las sugestiones. Bajo hipnosis no se actúa de forma descontrolada y la persona no pierde su capacidad legislativa y ejecutiva.

Mito 6. La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y mágicas en las personas. Se habla de tres reacciones hipnóticas, que serían las reacciones motoras, sensorio-fisiológicas y cognitivo-perceptivas. Estas respuestas “hipnóticas” están relacionadas con la falta de voluntariedad percibida. La respuesta de analgesia y anestesia también poseen mucha espectacularidad, a pesar de ello, la hipnosis desde la percepción cognitivo y comportamental, ayuda a informar de una menor sensación de dolor, incluso aumentando el umbral para experimentar dolor. Aquí la persona de manera activa utiliza la imaginación y la reinterpretación del estímulo doloroso.

Mito 7. La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar su comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles pueden beneficiarse de ella. La hipnosis se utiliza como complemento a las terapias. De manera que facilita el resultado terapéutico. La hipnosis, además de en psicoterapia, también se utiliza en odontología, cirugía, obstetricia, oncología, en tratamiento del dolor crónico, en el deporte, etc. Es importante tener un visión ajustada de la hipnosis, sobre sus posibilidades, conociendo en profundidad el sustrato teórico y experimental que da fundamento a su utilización.

Manejo del Craving en drogodependencias.


Podemos definir el craving como el impulso irrefrenable por consumir. Es el factor más importante de abandono terapéutico e incluso a veces llegan a provocar la recaída después de largos períodos de abstinencia. Suelen resurgir durante y después del tratamiento.

A pesar de que algunos autores distinguen el fenómeno de los craving y los impulsos, describiendo los primeros como sensación subjetiva (arousal físico y emocional, -necesidad y deseo por conseguir el estado psicológico inducido por las drogas). En cambio, el impulso se describe como el determinante conductual de buscar y tomar drogas. A pesar de esta diferenciación se suele utilizar craving e impulsos irrefrenables de manera indistinta.

Se han identificado cuatro tipos importantes de craving, cada uno de ellos con características propias.

  1. Como respuesta a los síntomas de abstinencia: Las personas con consumo importante de drogas como puedan ser la cocaína o la heroína suelen experimentar una disminución en el grado de satisfacción que encuentran en el uso de la droga y un incremento en el malestar interno cuando dejan de tomar la droga. En este caso el craving toma la forma de –necesidad de sentirse bien de nuevo-.

  1. Como respuesta a la falta de placer: este tipo implica los intentos de los pacientes por mejorar los estados de ánimo de la forma más rápida e intensa posible. Lo más frecuente es que ocurra cuando los pacientes estén aburridos o no tengan habilidades para encontrar formas prosociales de divertirse o intenten automedicarse.

  1. Como respuestas condicionadas a las señales asociadas a las drogas: Este tipo de craving no requiere por parte del paciente de ningún estado de ánimo disfórico en particular, o estresor o impulso hedónico. Los pacientes que han abusado de las drogas han aprendido también a asociar algunos estímulos considerados como neutros (un lugar determinado, como pueda ser una calle, una persona determinada, una hora del día, etc.) con la intensa recompensa obtenida con la utilización de las drogas. Por lo tanto, estos estímulos neutros llegan a estar cargados de  significados y pueden inducir craving automático.

  1. Respuesta a los deseos hedónicos. Los pacientes a veces experimentan el inicio de los craving cuando desean aumentar una experiencia positiva. Por ejemplo, el hábito de de combinar sexo y drogas como forma de magnificar la experiencia sexual. En otras ocasiones se intenta conseguir interacciones sociales más divertidas y espontáneas mediante el consumo de drogas.

Resulta fundamental comprender los craving que experimentan los pacientes identificando los pensamientos automáticos asociados con esta experiencia.

Existen diferentes técnicas que pueden utilizarse para ayudar a los pacientes a reducir la aparición de craving, como pueden ser las técnicas de distracción: que el paciente concentre su atención en la descripción de aquello que le rodea; dar un paseo; visitar a un amigo, etc. Tarjetas-flash: cuando el craving es fuerte el paciente pierde la habilidad para razonar objetivamente, resulta útil utilizar tarjetas de afrontamiento, algunas frases que se pueden anotar son: ¡vete de aquí inmediatamente!, “Te sientes sano cuando no tomas drogas”, “las cosas me van bien con mi pareja”. Técnicas de imaginación: los pacientes apartan su atención de los craving internos imaginando acontecimientos externos, estos pueden ser positivos o negativos. Respuestas racionales a los pensamientos automáticos relacionados con los impulsos. Se pueden utilizar el Registro diario de pensamiento (RDP) para ayudar a los pacientes a examinar pensamientos automáticos negativos, generando respuestas adaptativas. Los RDPs pueden utilizarse antes, durante y después de los craving. Programación de actividades: el aburrimiento y una red social relacionada con el consumo de drogas deben modificarse; por ello se debe programar actividades que resulten proactivas para la estructuración del tiempo de los pacientes.  El entrenamiento de relajación: que ayuda a afrontar emociones como la ansiedad o la ira, también para conseguir un sentimiento general de bienestar.

TERAPIA DE AUTOESTIMA EN HIPNOSIS CLÍNICA


La autoestima es un conjunto de percepciones cognitivas emocionales
(por tanto usualmente irracionales) que definen la actitud hacia uno
mismo, es decir, la forma en que toda persona se percibe y se juzga.
Se dice (como un secreto a voces) que todo trastorno de la conducta
suele comportar de forma directa o indirecta un trastorno de la
autoestima, dado que en la esencia de todo trastorno está una
distorsión cognitiva.

terapia con hipnosis Una autoestima positiva constituye una condición básica para la
estabilidad emocional, el equilibrio psicológico y, en última
instancia, la salud mental del individuo. Por el contrario una
autoestima negativa es fuente permanente de dolor aunque
mayoritariamente de infelicidad, siendo como antes comentábamos, una
característica sistemáticamente asociada a gran parte de
psicopatologías, en especial a los trastornos de ansiedad y depresivos.

En esta síntesis podemos encontrar la forma de contra-argumentar las
autocríticas negativas, mejorar la percepción y comprensión de uno
mismo y nuestra relación con los demás.

Utilizando terapia con hipnosis clínica para mejorar la autoconcepción
(autoconcepto), corregir distorsiones cognitivas, responder
adecuadamente a la crítica y resolver los episodios patológicos que
pudieran derivarse de todo ello, se evita que los trastornos se
desplacen, recidiven o se transformen en otros de mayor importancia
clínica.

La Naturaleza de la autoestima:

La autoestima es esencial para la estabilidad psicológica. El ser
humano tiene conciencia de sí mismo, (a diferencial del resto de
mamíferos, por esta razón puede fácilmente reconocer su imagen en un
espejo) tiene capacidad de establecer una identidad y darle un valor y
un significado. Esta es probablemente una de las características más
vulnerables del ser humano, ya que la tendencia a distorsionar la
percepción del ego (de uno mismo) es relativamente sencilla y muy
habitual.

El juzgarse y rechazarse produce sufrimiento. Por esta razón, a fin de
evitar nuevos juicios y autorechazos establecemos barreras defensivas
como son los egodistonismos (distancia del yo), de esta forma al no
reconocerse como tal (distorsionadamente), no existe necesidad de
juzgarse y no hay sufrimiento.

La forma en que uno se percibe y siente a sí mismo puede cambiar en
función de los condicionamientos que recibimos, generalmente de tipo
educacional (aprendizaje), psicosocial y emocional. El problema es que
con demasiado frecuencia estos condicionamientos ya están
distorsionados cuando los asumimos, o en su defecto, los
distorsionamos en base a la enorme cantidad de estímulos
condicionantes a los que nos vemos expuestos.

Causas y efectos:

Los estudios de niños pequeños, demuestran que el tipo de educación
que reciben de los padres (condicionante educacional), durante los
tres o cuatro primeros años de su vida, determinará en gran medida la
autoestima inicial del niño y condicionará sobremanera su autoestima
cuando sea adulto.

La autoestima, a través de las circunstancias de la vida (estímulos)
pueden influir directamente en nuestra autoestima, y al mismo tiempo,
estas circunstancias se ven decisivamente influidas por la propia
autoestima, es por tanto una pescadilla que se muerde la cola y cuyos
resultados acaban siempre en un trastorno (mayor o menor) de la
conducta. Si mejoramos nuestra autoestima, mejoramos también la
percepción de los estímulos (que son circunstancias), (la autoestima y
las circunstancias están relacionadas indirectamente), así como La
ideas irracionales que tenemos de nosotros mismos que la afectan.

Decir esto resulta sencillo, especialmente para un terapeuta que
comprende perfectamente todo el proceso, sin embargo, realizar estos
cambios estructurativos en su propia conducta para una persona común,
es muy difícil, por esta razón la intervención del terapeuta clínico
es fundamental.

Y es aquí donde la terapia con hipnosis clínica entra en escena.
Generalmente un terapeuta dispone de varias herramientas (modelos de
terapia) con las que conseguir una mejor adaptación a su paciente,
logrando una penetración mayor de sus andamiajes y re-estructuraciones
terapéuticas.

Es criterio por tanto del modelo de terapia a emplear corresponde
exclusivamente al clínico, ahora bien, en un concepto
deontológicamente escrupuloso, el terapeuta debería siempre elegir
aquel modelo mediante el cual logra una reacción inhibitoria más breve
del cuadro patológico de su paciente, dentro del contexto de seguridad
interventiva y reconocimiento facultativo de la metodología.

En estas condiciones la terapia con hipnosis clínica suele resultar
victoriosa, salvo que su paciente presente resistencias al método por
creencias irracionales condicionadas, cuya resolución por parte del
clínico supondría más tiempo y esfuerzo que la aplicación de otro
modelo terapéutico.

También es necesario entender en muchas ocasiones la postura del
clínico. Algunos modelos de psicoterapia convencional (especialmente
los cognitivo-conductuales clásicos) requieren de una colaboración por
parte del paciente, y no todos los pacientes comprenden con facilidad
este punto.

Suele ser frecuente la postura del paciente dispuesto a colaborar poco
o nada en la intervención, y que además considera que todo el esfuerzo
de reestructuración debe ser realizado por parte del clínico por dos
razones:

1) Porque por esa razón le abona sus honorarios.

2) (Menos percibida). Porque la distorsión de su autoestima le
imposibilita para asumir cualquier competencia e ese ámbito. La
terapia mediante hipnosis clínica resuelve esta incidencia, por lo que
no debe extrañar que muchos clínicos se inclinen quizás con demasía
hacia este modelo.

Otra circunstancia frecuente hoy día, es que el modelo de terapia con
hipnosis clínica, comienza a ser bastante popular (especialmente en lo
referente a trastornos de dependencia) por lo que el paciente acude a
clínica con una predisposición generalmente referenciada, que sitúa al
clínico en una posición que le impide una libre elección del modelo de
terapia.

Todo ello explica de forma bastante consecuente el motivo por el cual
el número de clínicas que han incluido el abordaje con terapia bajo
hipnosis clínica se ha multiplicado por cien en los últimos cinco años.

Para incrementar más rápida y eficazmente la autoestima, han de
utilizarse técnicas cognitivas estructuradas, mediante la exploración
de la crítica interior distorsionada crónicamente de forma negativa
con la confrontación sistemática de las distorsiones cognitivas y el
desarrollo de una autoevaluación más exacta que mejore el sentido de
valía percibido por el paciente. Debemos reconocer, para hacer honor a
la verdad, que la focalización obtenida mediante la hipnosis clínica
facilita enormemente esta labor de confrontación.

La Crítica Patológica:

Al igual la autocrítica negativa generadora de una baja autoestima, se
entiende como crítica patológica aquella que no deja espacio alguno a
autoafirmaciones positivas de ningún tipo. Su naturaleza destructiva
es promotora de muchos trastornos del ánimo (depresivos).

El Origen de la crítica:

Surge en las primeras experiencias de socialización con los padres, ya
que son los que enseñan que conductas son aceptables y cuales no,…
premiando o castigando al niño (refuerzo o aversión lo que supone el
primer condicionamiento operante efectivamente comportamental).

La aprobación paterna es para el niño una cuestión importante (por
miedo a perder su apoyo). Por tanto, todo niño crece con
condicionamientos emocionales que afectarán a su autoestima. El
volumen y el contenido de los ataques de una crítica paterna estarán
directamente relacionados con la intensidad de los sentimientos de
malestar del niño.

En general, son 4 los factores que determinan la fuerza de sus
iniciales sentimientos de malestar:

1) La medida en que se hicieron pasar por imperativos morales.
Determinadas expresiones y frases transmiten fuertes mensajes morales
que son aceptados y asumidos como válidos y que pueden hacer sentir
moralmente mal al niño y con ello provocan su baja autoestima.

2) La medida en que los padres dejan de diferenciar entre conducta e
identidad. Los padres que diferencian entre la conducta inapropiada y
la bondad básica del niño, obtendrán una respuesta con mejor autoestima.

3) La frecuencia de los gestos prohibitivos y negativos de los padres,
tienen un impacto sobre los iniciales sentimientos de valía del niño.
La consistencia de los gestos prohibidos es frecuente en niños que han
experimentado una educación incongruente, consecuencia de la cual
sienten a menudo una innegable sensación de culpa.

4) La frecuencia con que los gestos prohibidos estuvieron asociados a
la cólera o el rechazo paterno, transmiten un mensaje inequívoco en
los niños, que provocará adultos que se automaltratan, se autolesionan
o maltratan otros adultos.

¿Por qué escuchamos la crítica?:

Porque es gratificante, ayuda a satisfacer ciertas necesidades
básicas. Todo el mundo necesita sentirse:

1) Con sensación de seguridad y libre de temor.

2) Efectivo y competente.

3) Aceptado por sus padres y seres queridos.

4) Portador de una sensación de valía personal y bienestar en la
mayoría de las situaciones.

Las personas con baja autoestima recurren a la crítica par ayudarles a
afrontar los sentimientos de ansiedad, rechazo, etc… Las personas
con una autoestima moderada tienen un cierto grado de confianza en sí
mismos, sin embargo, eliminan las cosas que le dan miedo como
mecanismo de defensa.

Desarmar la crítica bajo hipnosis clínica:

Para realizar un proceso de desarme de la crítica es necesario seguir 3 pasos:

1) Desenmascarar su propósito.

2) Responder a la crítica.

3) Hacerla inútil.

Estos tres pasos componen parte del guión de terapia de la autoestima
en hipnosis clínica.

Reestructuración cognitiva de la autoestima en hipnosis clínica:

La despersonalización de la crítica ayuda al paciente a empezar a
exteriorizar la voz auto-acusadora. Es más fácil combatir algo que se
percibe como externo (no yo). Por esa razón en la terapia con hipnosis
clínica se usa la técnica (psico-imagen) del espejo. Este algoritmo
principal del lenguaje de Saussure con antecedentes claramente
Lacanianos que comenzó usándose inicialmente en psicoanálisis y
posteriormente fue perfeccionado y ajustado a las modernas técnicas
conductuales adjuntándolo al modelo de Bandura, es un elemento de uso
común en hipnoterapia.

Esta tendencia conservadora de abordajes que han tenido un éxito
importante en modelos globalmente obsoletos, adaptándolos a modelos
mucho más modernos implementando su eficacia y mejorando su aplicación
han puesto siempre los pelos de punta a los terapeutas fanáticos de
estos modelos (especialmente los psicoanalistas) que los aprecian como
una prostitución de su estructura. El paciente, en el otro lado de la
balanza, desconocedor absoluto de estas trifulcas tan obsesivas como
flamígeras, solo puede valorar la eficacia del modelo terapéutico que
se le aplica y su rápida reacción comportamental no hace otra cosa que
avalar una y otra vez la eficacia de la hipnosis clínica.

Refutación de la crítica con hipnosis clínica:

La refutación de la crítica se crea mediante diálogos entre una
psico-imagen crítica y otra sana (técnica de los dos espejos),
mediante su interrogación socrática y la técnica de las tres columnas
(autoafirmación, distorsión y refutación).

Identificación de las distorsiones con hipnosis clínica:

La identificación y confrontación de las distorsiones es lógicamente
un componente básico del tratamiento. Tanto más el paciente conozca
sobre el contenido de la voz crítica, mejor preparado estará para
afrontar distorsiones específicas. No obstante, existen unos modelos
tipificados de distorsiones cognitivas que afectan a la autoestima:

1) Hipergeneralización.

2) Designación global.

3) Filtrado de la realidad.

4) Pensamiento polarizado.

5) Autoacusación.

6) Personalización.

7) Lectura de la mente.

Detención del pensamiento en hipnosis clínica:

Cuando la autocrítica es tan insistente y patológica que no deja
espacio a la psico-imagen sana (no distorsionada), se utilizan
procedimientos de detección del pensamiento. Una vez silenciada la
crítica durante unos instantes, se inicia un proceso de aprendizaje
conductual para que el paciente pueda utilizar sus refutaciones
apropiadas en todo momento, incluso fuera de la terapia.

Identificación de dotes en hipnosis clínica:

Simultáneamente para refutar a la crítica debe aplicarse una
estructura (andamiaje) para sostener en el paciente la percepción de
sus dotes y cualidades ya evaluadas y aceptadas (autoevaluación
precisa).

Terapia del perdón en hipnosis clínica:

Este abordaje de Robert Enright, quien creó el Instituto internacional
del Perdón en 1994 con el fin de aplicar años de investigación en la
práctica del perdón, y que es coautor de “Helping Clients Forgive: An
Empirical Guide for Resolving Anger and Restoring Hope” (Ayudar a los
pacientes a perdonar: “Guía empírica para Resolver el Odio y Restaurar
la Esperanza”) (publicado por la American Psycho logical Association
Books 2000) que durante bastante tiempo dejó de utilizarse tanto en
hipnosis clínica como en psicoterapia debido a las connotaciones al
que se ha visto asociado, desde la terapia transpersonal (en el mejor
de los casos) hasta el misticismo esotérico o convencionalismos
religiosos, ha vuelto a rescatarse con un andamiaje radicalmente
distinto que lo diferencie de metodologías acientíficas.

Hoy se aborda desde el enfoque cognitivo para corregir distorsiones de
la percepción emocional que generan sentimientos de culpa, rencor o
rechazo y dificultan la reestructuración.

En grandes líneas esta sería el protocolo convencional del tratamiento
de las distorsiones de la autoestima con hipnosis clínica (sin
pretender entrar demasiado en descripciones técnicas, ni del abordaje,
ni de la intervención, dado que resultaría una verborrea
incomprensible para el paciente).

En cuanto a la casuística se refiere, suele cometerse el error de
interpretar que la intervención en hipnosis clínica es más eficaz
clínicamente hablando que en psicoterapia, y como se puede apreciar,
esto resulta imposible dado que los modelos son casi idénticos, lo que
si es cierto, y esto resulta indiscutible para todos, es que la
focalización del paciente durante la terapia permite
reestructuraciones mucho más breves y consecuentemente reacciones
comportamentales mucho más rápidas, que suelen ser interpretadas por
los pacientes (lógicamente profanos en los modelos de terapia
interventiva) como más eficaces. Ahora bien, a pocos se les escapa que
a modelo más breve, menor porcentaje de abandono. Desde esta
perspectiva en que la terapia con hipnosis clínica logra llevar a más
de un 95% de pacientes a término de la intervención, si que son
apreciables las diferencias.

Cursos de Mindfulness en Mallorca


cursos mindfulness mallorca Los cursos de Mindfulness (MBSR) están basado en la conciencia plena (Mindfulness), según el método MBSR (Mindfulness-Based Stress Reduction) desarrollado por Jon Kabat-Zinn, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachussets (EEUU).

Según cloncusiones, tras décadas de investigación, recientemente publicadas en Psychiatry Research “la práctica de un programa de meditación durante ocho semanas, puede provocar considerables cambios en la función de las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés”.

Diferentes publicaciones científicas, sobre los beneficios de esta práctica, desde un punto de vista médico y psicológico, hablan de una reducción de síntomas en: enfermedad coronaria, hipertensión arterial, dolor crónico, trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad, entre otros. En general mejora la calidad de vida, relacionada con la salud.

La persona interesada puede ampliar información en es Mindfulness.com

El programa trata de la práctica de la Conciencia Plena (Mindfulness, es el término que se utiliza en el ámbito académico y científico, a diferencia del término –meditación-)

Los cursos de Mindfulness forma parte da las Terapias de Conducta de la Tercera Generación (TTG), desde la orientación académica cognitivo conductual. El Mindfulness busca que la persona se centre en el momento presente.
La importancia del momento presente es paradigmática  en Terapia de Conducta. Importa el –aquí  y ahora- . El “vivir” (pensar) en el pasado o el futuro impide experimentar el presente, sentirlo (recepción de estímulos-refuerzo)y, sobre todo, considerarlo de forma activa en el proyecto personal elegido por la persona.
Como técnica, incluida la meditación, es de utilidad en tanto contribuye a disminuir la incidencia del lenguaje (pensamiento) como elemento distorsionador de la experiencia real, y como aceptación de las experiencias reales, aun cuando dichas experiencias se persiga cambiarlas. Sólo reconociendo los hechos puede plantearse su cambio.

Solicite información sobre el 5º Programa de Mindfulness.
Comienzo Martes 18 de Marzo, se llevará a cabo cada Martes de las 18.00 a 20.30 hrs,
durante 8 semanas. Finalización Martes 6 de Mayo.

Teléfono 971 724 717
mkgabinete@maptel.es

Los contenidos, por sesión, serán los siguientes

1. ¿Qué es Mindfulness?
2. Percepciones y realidad.
3. Las emociones.
4. Reacción al estrés.
5. Respuesta al estrés.
6. Comunicación / Alimentación.
7. Gestión del tiempo y alimentación
8. Integración final y conclusiones

El precio del programa completo es de 200 euros, que deberá abonarse antes del curso. Incluye libro de referencia, audios para la práctica y articulos y apuntes realcionados con cada sesión.

Impartido por:
Juan Antonio Morillas Kieffer
Psicólogo Especialista en Psicología Clínica. B-956
Máster en Terapia de Conducta. Instructor MBSR.
Miembro de la SEAS (Sociedad para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés)

Ansiedad – Psicologo Mallorca



Es una emoción básica que forma parte de la dotación emocional de todos los seres humanos. Es considerada como una aportación útil del desarrollo evolutivo de nuestra especie. A través de un sofisticado sistema de procesamiento de la información, esta estructura cognitivo-afectiva se encarga de organizar, de la manera más eficaz, los recursos del individuo ante una situación anticipada como peligrosa, con el objetivo de preservarle de posibles daños.

La ansiedad es un proceso emocional normal, adaptativo e imprescindible para la vida.

Existe una clara diferencia entre la ansiedad y el miedo. En el miedo, el peligro se percibe como real, presente e inminente. La sensación de incontrolabilidad focalizada en la posibilidad de un daño o amenaza futura, o cualquier suceso potencialmente negativo, es característica de la ansiedad. Podríamos definir la ansiedad en términos de un estado de indefensión. La respuesta psicofisiológica está relacionada con el sustrato biológico del estado de preparación del organismo para contrarrestar la indefensión.

Lo que desencadena la ansiedad no son objetos o situaciones que impliquen un peligro o daño real o actual, en general se trata de elementos que han obtenido la capacidad de generar ansiedad a través de nuestro aprendizaje. El tipo de situaciones que provocarán ansiedad, en cada uno de nosotros, vendrá determinado por nuestra historia y características personales. El rango de situaciones que pueden provocar ansiedad es muy amplio, además puede ser ante estimulación externa o interna; muchas personas sufren ansiedad sin ser conscientes de qué estímulo ha disparado su ansiedad. Por lo tanto, las señales de ansiedad pueden ser muy amplias o muy concretas, así como conscientes o inconscientes; no obstante, independientemente de su naturaleza, cuando la persona considera que estas señales son amenazantes indican la necesidad de poner en marcha una respuesta eficaz, que estará cargada de activación y valoración afectiva negativa. La atención se desplazará hacia las señales potencialmente amenazantes. Con mucha frecuencia, la valoración que hacemos de la capacidad de afrontar la situación, suele ser negativa. De este modo, al valorarnos como poco eficaces se dispara la activación psicofisiológica y la percepción de una ejecución deficitaria, organizándose así un círculo vicioso que perpetúa la ansiedad.

Las consecuencias de estos procesos, son la tendencia a evitar la experimentación de la ansiedad y, por otro lado, el desarrollo de un estado de preocupación sostenido. Cuando la evitación y la preocupación interfieren, de manera importante, en nuestra vida diaria, estaremos probablemente ante un trastorno de ansiedad. Aquí será necesaria la intervención psicoterapéutica para interrumpir la ansiedad patológica.

Los principales trastornos de ansiedad están recogidos en los manuales DSM-IV-TR y CIE-10, pueden consultarse fácilmente en la red. A pesar de las diferencias que pueden existir entre los diferentes trastornos de ansiedad, todos ellos comparten la presencia de respuestas de ansiedad y miedo desproporcionados en relación con las condiciones reales; por todo ello, se darán conductas de escape y evitación.

Los trastornos de ansiedad, tras los trastornos depresivos, son los más comunes e incapacitantes de entre los problemas psicológicos. Las fobias específicas son las más prevalentes y el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) el menos prevalente. Algunos suelen aparecer en la niñez, como las fobias específicas, mientras que en la mayor parte de los casos, su comienzo se da en la etapa temprana de la edad adulta.

Con respecto a la explicación del desarrollo y mantenimiento de los trastornos de ansiedad vemos que hay una naturaleza compleja y multicausal. Los modelos etiológicos iniciales enfatizaban el papel de los aspectos biológicos o del aprendizaje. Las teorías actuales se basan en modelos biopsicosociales, más sofisticados.

La evidencia científica muestra la existencia de diferentes tipos de vulnerabilidad o predisposición. En primer lugar se identifica una vulnerabilidad biológica de carácter hereditario. También existe una vulnerabilidad psicológica que se ha ido desarrollando a partir de experiencias de desarrollo tempranas. Los procesos psicológicos, basados en los procesos cognitivos y respuestas conductuales que describirán la adquisición y mantenimiento de los trastornos de ansiedad. Los modelos conductuales incluyen elementos procedentes de las teorías del condicionamiento clásico y operante. También tienen mucha importancia las influencias culturales, de manera que éstas influirán en el desarrollo y expresión de los trastornos de ansiedad.

¿Psicólogo o psiquiatra? Palma de Mallorca


¿Qué diferencia hay entre un psicólogo clínico y un psiquiatra? El psiquiatra se diferencia del psicólogo clínico en diversos aspectos.

El primero, es que el psiquiatra es un licenciado en medicina y el psicólogo clínico es un licenciado en psicología. Por ello, el psiquiatra considera los problemas del paciente como resultado de que algo no funciona bien en el organismo (en el cuerpo); por el contrario el psicólogo clínico se centra en aspectos psicológicos (cómo influyen en el problema las relaciones y situaciones sociales, familiares, las emociones propias y de los demás, la opinión y visión personal que se tiene sobre los problemas, etc.). Esto no quiere decir que el psicólogo excluya en su tratamiento los aspectos orgánicos, o que el psiquiatra haga lo propio con los factores psicológicos. Sin embargo, sí debe quedar claro que ambos se diferencian en la mayor importancia que dan a lo psicológico (psicólogo clínico) o a lo orgánico (psiquiatra).

En consonancia con esto la segunda diferencia está en qué hacen ambos profesionales. El psiquiatra se ocupa, habitualmente, de diagnosticar y recetar un fármaco; y el psicólogo clínico, junto con el diagnóstico, busca analizar las dificultades específicas del paciente en su día a día y hace un plan ajustado a éstas para superarlas.

Tratamiento psicológico en Palma de Mallorca


Los tratamientos psicológicos se ofertan en dos ámbitos principales: los centros públicos y los centros privados.

Por lo que se refiere a los centros públicos, destacan los Centros de Salud Mental, en los que se ofrecen tratamientos psiquiátricos y psicológicos gratuitos. Todas las comunidades de nuestro país cuentan con un número determinado de centros públicos, variable de unas comunidades a otras, en los que trabajan psicólogos clínicos, psiquiatras, enfermeras y trabajadores sociales. De todos ellos, son los psicólogos clínicos los profesionales que están preparados específicamente para realizar una evaluación psicológica y aplicar los tratamientos psicológicos. Además, existen muchos otros centros (asociaciones, principalmente) que atienden problemáticas específicas (drogadicción, ludopatía, etc.) en los que existe también un psicólogo clínico que está especializado en aplicar los tratamientos psicológicos adecuados para una alteración específica.

Hay otros centros públicos que ofrecen asistencia psicológica y que varían en gran medida. Así hay servicios hospitalarios de Psiquiatría y servicios de otras especialidades médicas (Medicina Interna, Reumatología, Rehabilitación, Hematología, Unidades de Dolor y de Cuidados Palitativos, etc.) que cuentan con psicólogos, aunque en una proporción mucho menor que los existentes en los Centros de Salud Mental. También puede encontrarse asistencia psicológica en centros públicos dependientes de Ayuntamientos (Centros de Salud Municipal o de Promoción de la Salud), de las Comunidades Autónomas y en asociaciones sustentadas, en gran medida, por fondos públicos relacionados con la asistencia social y sanitaria (Asociación Española contra el Cáncer, por ejemplo, y diversas ONGs).

Sin embargo, donde se encuentra el mayor número de profesionales que ofrece asistencia psicológica es en el ámbito privado. En cualquier ciudad de nuestro país podemos encontrar multitud de consultas privadas de psicología clínica en las que un profesional ofrece tratamientos psicológicos para diversos cuadros clínicos y diferentes edades (adultos o niños). Es aquí donde quien busca atención psicológica puede verse más desorientado. Para ayudar en la búsqueda puede recurrirse a personas o instituciones que orienten al respecto. El Colegio Oficial de Psicólogos dispone de información sobre colegiados que ejercen su actividad en determinadas zonas y especialidades (http://www.cop.es). También algunas instituciones independientes facilitan información pública sobre psicólogos que han seguido programas de especialización (por ejemplo, http://www.uned.es/master-terapia-de-conducta).